Estrategia Cero/ septiembre 30, 2019/ Uncategorized/ 0 comments

Publicaciones > CEO > Arte y humanidades > Música

De una u otra forma todos planificamos, desde pequeñas cosas, hasta los actos que pertenecen a las grandes ambiciones.

La planificación es intrínseca a la naturaleza humana como resultado a la conducta determinada por la voluntad instintiva, de origen racional y derivados del reflejo producido y experimentado.

La voluntad instintiva está dirigida a cumplir necesidades de conservación, apetito, reproducción, etc., y sobre todo, de efectuar la asociación gregaria; es decir, la necesidad de sentir compañía y vivir agrupado formando asociaciones de distinto tipo.

La planificación ha existido desde el hombre primitivo en su manera de asociarse para cubrir sus necesidades como la caza, hasta el hombre actual, en su búsqueda de transformar el descubrimiento individual en conocimiento colectivo, creando lo que ahora nombramos cultura.

La sociedad se basa en la comunicación entre sus miembros, que por medio de planes escritos han creado la civilización y todo lo que la conforma; organización, instituciones, estructura social, tecnologías, aprovechamiento de recursos y desarrollo en todos sus ámbitos.

La mayoría de las personas creen equivocadamente que los planes les dirán cuales son los pasos a seguir, no obstante en la historia de la humanidad pocas empresas han seguido sus propios planes al pié de la letra.

Las cosas cambian, los supuestos cambian, y los planes cambian con ellos. Tal como debe ser.

Entonces, ¿por qué seguir planificando? Porque el valor del plan no está en el plan mismo, si no en el proceso de planificación.

Escribir un plan nos educa de una manera que nada más puede hacer. Al llevar un plan a la práctica, las cosas reaccionan y las reacciones nos enseñan.

La planificación no debe de edescansar en suposiciones sobre el futuro. No se debe de confundir plan con metas. Un plan se diseña para poder alcanzar una meta, pueden existir varios planes para alcanzar una meta.

Por lo tanto debes de tener claro un objetivo meta, debes enfocarte y crear los planes que sean necesarios para obtener los resultados deseados. Una mente dispersa tiene resultados dispersos.

Si deseas que tu proyecto artístico sea todo un éxito, debes planificar todo por escrito:

Capital

Administración

Producción

Organización

Crea el hábito de considerar todos estos pilares en cada desición, con el transcurrir del tiempo se te facilitará.

Si haces de tu proyecto la unión constante de pequeños éxitos, todo en conjunto será un grna éxito.

Descubre en cada edición de la revista Ontology Time temas importantes de utilidad para tu vida profesional y obras artísticas.

Mantente informado en nuestras redes sociales y página web para enterarte sobre cursos de producción y envíanos tus dudas.

Visita la revista “Ontology Time”, donde podrás encontrar más artículos variados de tu interés.

Artículo realizado por Edgar Villalobos para la revista Ontology Time N2 p.4

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*